Mantenimiento de alarma contra incendio en Edificio Spazio

Mantenimiento de alarma contra incendio en Edificio Spazio

A comienzo del año 2018, la administración del edificio Spazio de la comuna de Providencia nos contactó para hacer la evaluación técnica del sistema de alarma contra incendio de la comunidad y proyectar la ejecución de un mantenimiento correctivo a futuro.

La alarma de incendio del edificio se remonta a la etapa de construcción del edificio. La alarma fue instalada por la inmobiliaria en la etapa de construcción del edificio. Este antecedente nos indicaba que la alarma tenía la misma cantidad de años que el edificio, lo que claramente daba un mal pronostico del estado del sistema.

Basado en la información proporcionada por los responsables de la comunidad, se supo que nunca hubo un plan de mantenimiento preventivo y, menos correctivo. Las mejoras o actualizaciones se ejecutaban en función de las fallas que se producían en cada evento crítico.

Por eso, al momento del llamado, la administración junto con el comité estaban conscientes que la situación no era favorable. Sabían del notable abandono del sistema de incendios y que, por consiguiente, el diagnostico no iba ser halagüeño.

Tenían claro que el sistema iba por el camino de una cirugía mayor, y que el mantenimiento correctivo sería el primer eslabón del proyecto de re-composición del sistema completo. ¡El proyecto sistema de alarma contra incendios debía comenzar ya!

 

 

LEVANTAMIENTO TÉCNICO DE ALARMA DE INCENDIO

Hecho el levantamiento técnico, nuestro experto, no hizo más que validar el pronóstico de la administración y comité. El levantamiento identifico las características, componentes, falencias y equipos rescatables de la alarma contra incendio.

Como el sistema estuvo abandonado tanto tiempo, era esperable la detección de varios elementos con anomalías irreparables, tales como; detectores de humo y pulsadores de alarma contra incendios. Estos dispositivos son los más afectados con respecto a la falta de mantenimiento y son los primeros en fallar y generar problemas al sistema.

En contraste de estos últimos, las sirenas de incendios fueron descubiertas en un excelente estado de conservación y de operatividad. Todas las sirenas fueron probadas y dieron respuesta positiva. El estado favorable se explica por el largo tiempo que estuvo la central apagada para evitar las falsas alarmas.

En todo caso, las sirenas generalmente no fallan y en la gran mayoría de las veces son encontradas en buen estado de funcionamiento.

Un problema serio advertido fue que el edificio estaba fuera de norma con respecto a la cantidad de sensores de humo por piso, dato que la comunidad desconocía.

La normativa nacional de seguridad contra incendio que se encuentra en reglamentos y normas de diferentes entidades, tales como; MINVU, MOP, SEC, etc. menciona dentro de sus variadas indicaciones, la necesidad de colocar sensores de humo cada 6 metros entre uno y otro.

Según los expertos, la ubicación de los sensores a una mayor distancia ralentiza la detección del humo, más si está muy lejos entre ellos.

Esta falencia representaba un gran riesgo para el edifico, ya que contaban con un solo detector de humo para pasillos extremadamente extensos y que abarcaban solo el área de salida de ascensores.

Claramente, este error, atentaba contra la detección oportuna de algún amago de incendio en los sectores mas alejados de los ascensores, donde ciertamente estaban en desventaja con respecto a la detección de fuego .

Otro riesgo identificado fue que la central de alarma no estaba operativa. Llevaba mucho tiempo desconectada a causa de las continuas falsas alarmas y de este modo evitar molestias a los residentes. Según los encargos de seguridad, esta anomalía no había sido corregida por la falta de técnicos en la historia del edificio.

Un edificio donde habitan o trabajan personas no puede “darse el lujo” de mantener sin funcionar o deshabilitada el sistema de alarma contra incendio. Es un error!.

Otro aspecto fundamental en el sistema de detección de incendios es mantener funcionando correctamente los pulsadores de emergencia. Es un elemento fundamental del sistema y siempre debe estar en buenas condiciones. Puede salvar vidas!

Si bien es cierto, las palancas del edificio estaban relativamente buenas en cuanto a su operatividad, la complicación se daba en su mecanismo accionador o pulsador. Particularmente estas palancas se accionan presionando un botón, pero con el tiempo se aprietan y cuesta mucho accionar a causa de la acumulación de polvo y la falta de mantenimiento. Por lo mismo, fue recomendado el cambio de pulsadores a palancas.

alarma contra incendios

Trabajos de mantenimiento ejecutados

Ejecutado el levantamiento técnico del experto, éste entrego un informe provisorio, el cual, a sorpresa de todos, no fue tan lapidario en cuanto a la renovación completa del sistema. Evidentemente, para poder confirmar esa primera impresión visual, hubo que esperar el resultado final del mantenimiento correctivo, que felizmente entrego resultados positivos sobre los detectores de humo y las sirenas. Curiosamente se hallaron en buen estado físico, como operacional.

También, junto con estos últimos, los cables de conexión tampoco fueron cambiados por su buena condición real. Los cables gozaban de “buena salud” a pesar del tiempo. ¡Punto a favor para la constructora!

A partir de esta evaluación técnica, nuestro técnico elogió la instalación del sistema de alarma contra incendios DSC para el edificio. Los sistemas DSC son confiables, tienen larga vida y además poseen una buena relación precio calidad (recomiendo ver este enlace: http://nosteal.cl/portfolio-view/central-alarma-dsc-1832/).

La implantación del nuevo sistema de incendio comenzó con la distribución y canalización de los cables por los pasillos para conectar los nuevos sensores de humo DSC. Para ello se tuvo que utilizar canaletas eléctricas blancas, ya que el edificio no disponía de cielo falso para conducir el cableado.

Las canaletas fueron puestas disimuladamente por el borde superior de los pasillos, dando un buen resultado en cuanto a la estética en estas áreas. De igual manera, para no atentar contra la armonía de los pasillos, nuestro técnico determino ubicar los sensores en los mismos bordes por donde pasaban las canaletas y no ponerlos en el centro del techo del pasillo, porque en ese caso tendría que haber puesto una canaleta cruzada y el resultado ornamental hubiera sido negativo.

Por su parte, la situación de las palancas apretadas fue resuelta reemplazándolas por palancas de accionamiento vertical, de manera que pueden ser operadas por cualquier persona de forma rápida y sin esfuerzo (nota importante: al momento de avisar un siniestro es fundamental que los dispositivos de alerta sean fáciles de manipular).

Dato al margen, con respecto a las áreas de basura, subterráneos, cocina entre otras hay que tomar mucha atención. En estos sectores no deben ponerse detectores de humo porque la basura y los autos emiten gas y no humo. En el caso de las cocinas las ollas, hervidores, teteras, etc., emiten vapor de agua. Por consiguiente, en estos lugares lo razonable es instalar sensores de temperatura.

Dicho esto, la propuesta considero la instalación de sensores de temperatura en la sala de basura y en el estacionamiento subterráneo para la identificación de alzas de temperatura a causa de un siniestro de fuego. Esta medida de seguridad era super necesaria.

 

 

La instauración continuó con la integración del corazón del sistema; la central de alarma y su panel alfanumérico. Nuestro técnico procedió con la conexión de todos los dispositivos a la central, ya sean los nuevos y los antiguos.

Posteriormente, hizo la configuración e integración de todos los elementos a la memoria de la central mediante el panel alfanumérico, dándole un nombre y ubicación para una correcta identificación cuando haya activación. Este registro en palabras es fundamental para no perder tiempo en caso de una emergencia.

A continuación, toco efectuar la etapa odiada por los residentes. El momento de hacer las pruebas de funcionamiento. Consiste en probar sonoramente todos los dispositivos conectados a la central. Aunque la comunidad fue advertida, siempre es una complicación para los niños, mascotas y personas escuchar la sirena continuamente un largo rato.

En favor de nuestra empresa, nuestro técnico tiene experiencia en alarmas DSC por tanto hizo que el proceso fuera rápido y sin complicaciones para no impactar la cotidianidad de la comunidad. ¡Punto a favor de nuestro técnico!

Luego del proceso físico, fue ejecutada la capacitación al personal de seguridad y conserjes del edificio para la operación del sistema y entrega de protocolos de seguridad en el caso de la activación de la alarma.

Y, por último, se hizo la entrega formal del proyecto a la administradora del edificio, la cual dio su complacencia y aprovechando de aclaras las dudas y entregar las ultimas recomendaciones sobre las mantenciones preventivas a futuro, que nuestra empresa recomienda cada 6 meses.

 

 

Conclusión

En conclusión, podemos decir que estamos satisfechos por el resultado del proyecto. Creemos fielmente que el sistema quedo funcionando correctamente. Los tiempos de entrega estuvieron dentro de lo preestablecido con la administración, y el impacto a la comunidad fue mínimo.

Estamos seguros de que el sistema contra incendios dará tranquilidad a los residentes en su cotidianidad, sabiendo que, ante un siniestro de fuego el sistema alertará oportunamente.

De igual manera, el nuevo sistema otorgara al personal de seguridad una herramienta fundamental en su labor de protección a la comunidad.

Finalmente, agradecemos la confianza a la Administración y Comité de la comunidad edificio Spazio y quedamos atento a cualquier requerimiento. Gracias.

Sin Comentarios Aún

Dejar un comentario