¿Para qué sirven las Cámaras Espías?

¿Para qué sirven las Cámaras Espías?

Cuando nos preguntan por el termino videovigilancia, inmediatamente se nos viene a la mente un recinto vigilado por cámaras de seguridad a la vista de todos. En cierto modo, estamos consciente para qué sirve instalar un sistema de vigilancia con cámaras de seguridad.

La gran mayoría de las personas tiene claro que ubicar cámaras de vigilancia en lugares estratégicos, es un mecanismo disuasivo importante para evitar el ingreso de antisociales a una propiedad.

Entonces, si tenemos certeza del propósito que conlleva la instalación de cámaras de seguridad a la vista de todo el mundo ¿cuál es el objetivo de las cámaras espías?

Antes de dar respuesta a la pregunta definamos primero…

 

¿Qué es una cámara espía o cámara oculta?

Una cámara espía o cámara oculta es un dispositivo capaz de capturar imágenes de video y/o audio de un lugar sin el conocimiento de las personas.

Las cámaras de espionaje suelen disfrazarse de objetos comunes en el entorno del hogar o negocio. Las cámaras pueden ser cableadas o inalámbricas. Una cámara espía cableada está conectada a un concentrador, mientras que la inalámbrica trasmite el video a un receptor cercano.

Las cámaras de vigilancia ocultas son utilizadas con frecuencia para proporcionar la evidencia de algún ilícito o mala conducta de algún empleado del negocio u hogar.

 

¿Para qué sirven las cámaras espías?

Bueno, (según mi criterio) los argumentos son variados. Depende mucho de los motivos estrictamente personales de cada individuo que toma la decisión de usarlas. No existe un ¿Por qué? recurrente, aunque se podría catalogar la vigilancia de nanas como el motivo “icono” más repetitivo, especialmente cuando se tienen sospecha de que ocurren cosas extrañas.

Según el argumento dado por algunos clientes (principalmente de hogar), es anticiparse a hechos o situaciones que puedan lamentarse. O sea, en definitiva, es realizar de algún modo una vigilancia preventiva para evitar problemas a futuro.

El criterio es bastante ambiguo porque si la motivación es anticiparse a situaciones negativas, entonces ¿No será mejor poner las cámaras a la vista y disuadir la ocurrencia de los mismos? ¿No será mejor poner en conocimiento al personal desde un primer momento de la existencia de un circuito cerrado de televisión para evitar malos entendidos?

La respuesta es tajante; Si es mejor.

Eso sí, esta recomendación está pensada primariamente para el personal nuevo a contratar, no para trabajadores antiguos. Para éstos últimos, en algunos casos no corresponde o no se justifica, ya que tienen un lazo de años de confianza que puede dañarse irremediablemente. En este aspecto se debe tener mucho cuidado para no herir susceptibilidades.

La instalación de cámaras espías en el caso de las nanas, es recomendable siempre y cuando haya evidencia o estímulo de alguna situación extraña en el proceder de la cuidadora o en el comportamiento del hijo(a).

Para este tipo de caso, sin duda una cámara espía es una herramienta eficaz para desentrañar una eventual agresión o maltrato a un menor. Mas encima, si la cámara tiene la posibilidad de grabar los eventos, los cuales evidentemente servirán como medio de prueba para concretar una sanción ante la justicia.

La elección de una cámara espía para nana no puede ser tomada a la ligera. Se deben considerar varios factores para evitar que la cámara sea detectada.

Por ejemplo, las nanas en su mayoría aparte de desempeñar la tarea de cuidadora de niños, también están a cargo de la limpieza de la vivienda, por consiguiente, a raíz de esta labor ellas levantan todo tipo de artículos puestos en mesas, cómodas o televisores para limpiar el polvo, pudiendo por esta acción, detectar fácilmente la existencia de cámaras espías camufladas en peluches, relojes murales o espejos.

Las cámaras espías, si no se usan correctamente, pueden causar una violación de los derechos de los trabajadores. Los empleados pueden sentir incomodidad o incluso desconfianza por los empleadores si descubren cámaras camufladas, lo que podría llevar a una relación de trabajo poco saludable.

Sumado a ello, la ley da la facultad para recurrir a los tribunales del trabajo y estampar una denuncia amparado por el articulo N° 154 del código del trabajo sobre la utilización de cámaras de seguridad en el trabajo.

 

Opción empírica

Basado en nuestra experiencia, la mejor opción ha sido la cámara espía que simula ser un sensor de movimiento de alarma contra robo. Esta cámara simuladora, es una copia exacta de un detector de movimiento convencional, no dejando en ningún momento duda de aquello. Solo un experto en seguridad o alarmas podría darse cuenta del engaño.

Como esta cámara aparenta ser un detector de movimiento y que obviamente pertenece a una central de alarma, la convierte es un dispositivo especial para cumplir con la misión de vigilar la casa completa sin ser descubierta.

El abanico de posibilidades de cámaras ocultas es muy amplio en la actualidad. Existen cámaras espías camufladas en objetos del diario vivir, como son lápices, botones, relojes, pendrive y muchos más, que buscan esclarecer una situación personal mediante la vigilancia incógnita. Es tanta la demanda por estos aparatos, que se puede pedir a los fabricantes diseñar modelos a la medida del mercado o para un asunto en particular. Ellos están capacitados para fabricar e insertar una cámara espía en cualquier artículo que se requiera.

Estos modelos se encuentran disponibles en tiendas de Retail y computación a precios muy convenientes. Sin embargo, su calidad tecnológica es bastante precaria en atributos de visualización y grabación de imágenes si lo comparamos con equipos de videovigilancia propiamente tal.

 

Reflexión final

Como hemos visto, las cámaras ocultas (o espías) son dispositivos eficientes si son usados criteriosamente con el propósito de descubrir alguna situación sospechosa que esté ocurriendo en nuestra hogar o negocio. Utilizar este tipo de tecnología tiene ser meditada ampliamente porque los costos en el caso de equivocación pueden ser mucho más altos que la implementación misma.

Sin Comentarios Aún

Dejar un comentario