Con el coronavirus, ¿deberíamos seguir usando lectores de huellas digitales?

Con el coronavirus, ¿deberíamos seguir usando lectores de huellas digitales?

El mundo está bajo el control de una epidemia de coronavirus sin precedentes cuyo impacto se extiende más allá de la salud de las personas. El miedo a esta enfermedad recientemente identificada ha cerrado negocios, ciudades y países completos.

A medida que el COVID-19 continúa abriéndose paso en nuestra vida diaria, es imperativo que las empresas y comunidades den un paso atrás y consideren los próximos pasos a medida que comenzamos a planificar el nuevo status quo.

En un momento de tanta incertidumbre, ha quedado abrumadoramente claro que nunca ha sido mas importante controlar lo que puede, para usted y para quienes lo rodean, tomar medidas preventivas para garantizar la salud y la seguridad en el futuro.

Los epidemiólogos confirman que la enfermedad se propaga al tocar una superficie u objeto que tiene el virus antes de tocarse la boca, la nariz o los ojos. Esta forma de contagio hace difícil mantener el virus fuera de nuestro entorno diario y evitar transmitir la infección sin darnos cuenta. Por esto, los especialistas recomiendan a toda costa evitar poner sus manos en contacto con objetos o elementos que son utilizados por una multitud de personas diariamente.

Si bien ya es sabido cuales son las técnicas sanitarias anti contagio, muchas empresas todavía están tratando de explorar localmente como garantizar la seguridad de sus espacios físicos y activos sin tener a alguien en el sitio, para ello el teletrabajo ha sido una alternativa altamente eficaz para disminuir la pandemia.

No obstante, la problemática se ha trasladado a los hogares de los trabajadores, principalmente a las comunidades de edificios y condominios, donde el contacto con instrumentos públicos es masivo y permanente. En este caso, es fundamental tratar de extender el distanciamiento social (iniciado en el trabajo) hasta el entorno comunitario y social. Le convido a revisar este artículo sobre medidas de seguridad anti-coronavirus en edificios y condominios.

 

control de acceso biometrico proximidad

Control de acceso biometrico con tarjeta de proximidad

El impacto del coronavirus hoy en el control de acceso biométrico

Debido a la situación actual, el lector biométrico de huellas dactilares se ha convertido en un enemigo para garantizar la seguridad sanitaria de las personas.

Este enemigo estuvo escondido por mucho tiempo sin llamar la atención a nadie, por el contrario, fue considerado un elemento fundamental en las políticas de control anti delincuencia de organizaciones empresariales y de carácter comunitario.

Ahí es donde, nosotros como actores preponderantes de la seguridad podemos desempeñar un papel significativo en la prevención del contagio. Piense en las miles de personas que colocan sus dedos o manos enteras en lectores biométricos para autenticar sus identidades en los puntos de control. Estos dispositivos que aumentan la seguridad y agregan comodidad a las personas pueden estar ayudando a transmitir el virus inconscientemente.

A causa de esta contingencia, se hace enormemente necesario impedir el uso de estos dispositivos de lectura dactilar o manual para impedir el contagio del virus. Esta medida ciertamente requerirá la toma de decisiones en cuanto a instaurar medidas para no interrumpir el sistema de control de acceso y seguir dándole seguridad a las organizaciones que lo usan frecuentemente.

La gran mayoría de los dispositivos biométricos permiten validarse tanto por huella digital como por tarjeta de proximidad, por lo que no hace falta ningún tipo de adaptación o cambio de equipo. Habilitar el acceso mediante la tarjeta de proximidad es una solución rápida y confiable en términos de implementación, mientras se analizan las posibilidades del cambio de sistema o la admisión permanente de la validación por tarjetas, dejando en claro que esta última opción es proclive a la clonación o mal de uso por pérdida o robo.

La tarjeta, llavero o brazalete de proximidad son alternativas que frente a la contingencia sanitaria son respuestas eficaces. Cumple con el propósito de evitar el contacto con dispositivos de validación biométrica para lugares protegidos.

Sin embargo, autenticarse con estos elementos, lleva el riesgo de la clonación y el mal uso del dueño de las tarjetas. Esto debido que hay personas que prestan sus identificaciones a personas ajenas al lugar protegido.

Para contrarrestar el mal uso, es vital tener un mayor control de los individuos que ingresen al área protegida. En lo posible ubicar un control de vigilancia permanente o colocar una cámara de videovigilancia para visualizar cada persona que ingrese al recinto resguardado.

Las decisiones deben ser resueltas con un alto nivel de análisis para no dejar ningún vector sin considerarse.

control de acceso por reconocimiento facial

control de acceso por reconocimiento facial o iris

 

Control de acceso a futuro

En la medida de que la situación con el COVID-19 continúe desarrollándose en los mismos parámetros actuales, esta emergencia nos desafía a implementar nuevas herramientas para mitigar el riesgo en el futuro. Ahora es un buen momento para considerar actualizar su control de acceso a un sistema mas moderno y preparado para el futuro que aun pueda ser efectivo.

Por el momento, las soluciones de reconocimiento facial o iris son buenas alternativas que están alejadas del contacto con dispositivos que pueden generar un contagio.

El reconocimiento facial sin duda es una respuesta competente sobre las demandas sanitarias del momento. Es una herramienta adecuada por la forma de operar y por su asertividad en el reconocimiento de rostros.

La tecnología biométrica del reconocimiento facial mediante cámaras de vídeo y/o sensores ópticos parece ser el reemplazo perfecto para la biometría de huellas dactilares. Los precios han disminuido a lo largo de los años a medida que la tecnología se vuelve mas comercial y el uso se generaliza.

Si a esto le sumamos, los esfuerzos de la industria de seguridad electrónica por actualizar sus algoritmos de reconocimiento, en cuanto a integrar el reconocimiento de cara a pesar del uso mascarilla, la solución resulta aún más efectiva.

Adicionalmente, los desarrolladores de estas tecnologías están diseñando aplicaciones que permitan en conjunto identificar rostros como función principal, pero que también tengan la capacidad de determinar la temperatura de cada persona inspeccionada, y advertir a través de una alerta cuando haya alguien sobre el nivel permitido. Para mayor información lo invito a revisar este artículo sobre dispositivos con reconocimiento facial y detección de temperatura sin contacto.

En cuanto al reconocimiento de iris, es sin lugar a dudas otra muy buena opción que cumple con las mismas características del reconocimiento facial, y que también puede contar con el análisis de temperatura de cada individuo que sea escaneado.

La tecnología biométrica de reconocimiento de iris existe desde hace algunos años. Utiliza tecnología que escanea el iris del ojo para compararlo con una plantilla de una persona que ya se cargado en la base de datos del sistema.

Su desventaja es el costo de su equipamiento y su implementación. Es una tecnología que no puede ser instalada en cualquier lugar y que necesita de elementos técnicos específicos para su correcto funcionamiento.

Otra forma de validación extremadamente popular en Asia que seguramente pronto estará en Chile es la tecnología de código QR. Es un tipo de credencial para pagos o como un método para transferir detalles de tarjetas de visita. Este método es una forma ideal de bajo costo que se puede enviar fácilmente a los visitantes para obtener acceso dentro o fuera de un edificio.

La mayor desventaja de los códigos QR es que podrían compartirse entre los usuarios. Sin embargo, existen mecanismo que se pueden implementar, como forzar a los usuarios a iniciar sesión en una aplicación para obtener acceso al código QR o al limitar la cantidad de veces que se podría usar el código QR.

Los usuarios pueden usar sus propios teléfonos inteligentes con una credencial emitida por la administración del sitio. Esto también se puede utilizar para el control de acceso temporal de visitantes o contratistas.

 

que pasara despues del coronavirus

¿Que pasará después del coronavirus?

Conclusión

Lo mas probable es que la tecnología biométrica de huellas digitales permanezca en el corto a mediano plazo y probablemente sobreviva al brote de coronavirus.

Empero, las organizaciones deben evaluar el uso de esta tecnología e implementar métodos para proteger a las personas contra la transferencia de gérmenes, etc. Esto podría ser instalando estaciones de limpieza de manos adyacentes a los lectores y asegurando que el personal de limpieza tenga un protocolo para la limpieza regular de la huella digital de los lectores.

En general, las dudas inevitablemente surgen en cuanto a la seguridad y privacidad de las personas. ¿Qué tan segura son las tecnologías actuales? ¿Cómo puedo saber si la información no sea usada mal intencionadamente?, etc. Pero en estos tiempos tan complejos, primero hay que sopesar salud versus seguridad donde cada individuo tendrá que ceder en algún criterio, para luego tomar una mejor decisión consensuada.

Inevitablemente los caminos a futuro nos llevan al traspaso a tecnologías más nuevas como el escaneo de códigos QR, el reconocimiento facial o iris y a varias otras formas de credenciales sin contacto para un control de acceso de alto tráfico. Cada organización tendrá la misión de tomar su propio rumbo en pos del bien común.

Sin Comentarios Aún

Dejar un comentario